Comentarios acerca de la vida nacional. Temas militares, política, seguridad, terrorismo, fuerzas armadas, prensa, radio y televisión, moral y ética ciudadanas. Chascarrillos militares, cocina de campaña, noticias diversas... Todo según los artículos 20 de la Consitución Española y 177 y 178 de las RR.OO. para las FA,s.

21 mayo 2008

218.- Hotel Palestina, Bagdag.

La guerra no es un lugar fácil; la guerra es donde las tensiones humanas alcanzan su máximo nivel.
Como diría un periodista de televisión, los riesgos del directo son terribles. Entre otras cosas porque no se trata de maltratar el lenguaje, soltar una memez o que estalle un foco sin posibilidad de rectificación; lo que se arriesga en el directo de la guerra es la propia piel. Y con grandes posibilidades de dejársela sobre el terreno.
Esto lo sabe perfectamente cualquier soldado, pero ¿lo saben todos aquellos que, sin ser soldados, se apuntan al directo de la guerra, creyendo que es un juego televisivo más?
Hace tiempo que deseaba hablar de esto y he esperado que pasaran los años.
Es lamentable que un corresponsal de guerra pierda la vida por informar desde donde caen los proyectiles. Igualmente lo es que muera un soldado. La diferencia está en que el soldado va por obligación y el corresponsal va voluntariamente y se expone para conseguir ansiosamente la imagen más impactante. Es evidente que los riesgos de "su" directo son máximos, y así debe asumirlos.
Cuando un hotel ha sido declarado zona no segura y probable objetivo militar. Cuando un sargento, responsable, entre otras cosas, de la seguridad de su pelotón, detecta, en la tensión del combate (ahí no son chorraditas como en un plató de televisión) el más que posible visor de puntería de un arma contracarro y, dando paso previo a la consulta con su superior de las rules of engagement decide actuar contra la peligrosa, para él y los suyos, arma que al parecer, y no se puede vacilar en la respuesta, les apunta desde un balcón del Hotel Palestina, todo aquel que esté en las inmediaciones ha de tener muy claro que si resulta afectado son los riesgos del directo. Sólo faltaba que estos riesgos sólo existieran para una de las partes involucradas.
El sargento defendía su vida y la de los componentes de su unidad, el periodista trataba de conseguir la foto de su vida, y la vida, por estar en el lugar y momento equivocados (la guerra no es un juego) se le fue en el intento.
Corolario. El buscar responsabilidades en el sargento de marines, Thomas Gibson, me parece una iniquidad.
Eso no quita para que, como compatriota, no lamente la pérdida de José Couso, el cámara fallecido en tan trágica acción de guerra.

4 Comments:

Blogger Gunner said...

Se puede decir mas alto, pero no mas claro.

24 mayo, 2008 13:56

 
Blogger El Negro Vallano said...

Lo felicito. También yo he estado alguna vez tentado de exponer mi punto de vista al respecto, que coincide plenamente con el suyo.

Pensar que el Sargento Gibson, su Capitán y su Teniente Coronel, decidieron disparar contra "aquello" a sabiendas de que se trataba de periodistas me parece cosa de canallas de perversa mente que, ojalá, no dirijan nunca a Soldados.

08 junio, 2008 16:17

 
Blogger Gustavo said...

Discrepo.

Cuando uno maneja un arma como un Abrams M-1, con sus sistemas de puntería ultramodernos, cuando se está tras una coraza impenetrable para la mayoria de misiles anti-tanque disponibles en esa época en Iraq, y a su vez se está inmerso en la maquinaria de guerra más impresionante jamás vista... cuando se une todo eso a una adecuada instrucción... no cabe la disculpa.

No cometamos los errores de otros colectivos: primero el corporativismo, todo lo que hacemos está bien. Segundo el exclusivismo, nosotros sí que sabemos lo que es la guerra. Los periodistas también saben lo que es la guerra, asumen sus riesgos y realizan su trabajo. En ello está incluído el ser muerto por un proyectil amigo. Pero ese "amigo" ha de pagar por su error, si se demuestra que lo hubo. Si se demuestra...

Hagamos un ejercicio de imaginación y pensemos que quien estaba en el balcón del hotel Palestina hubiera sido un militar español: ¿no pediríamos -indignados- responsabilidades al US ARMY?

Por otro lado, ¿es que no se le puede juzgar, y con ello limpiarle toda mancha de sospecha? ¿Qué tipo de bula tienen los militares americanos por la que no se les puede juzgar por crímenes de guerra salvo que sea por su propio país? Seguramente Mladic querrá lo mismo, ser juzgado por su país y no entregarse al TPI.


Las recientes imágenes de la "BlitzKrieg" rusa en Georgia, en la que unos rusos disparan a unos cámaras turcos, ¿se han de juzgar por el mismo rasero? Seguramente el ruso que disparó también alegará que vió en grave peligro a su pelotón.

En fin, nunca he estado en una guerra, no quiero estarlo y espero que mi deseo se cumpla. Pero coincido en que la guerra no debe ser fácil. Aunque para algunos siempre es más fácil que para otros.

18 agosto, 2008 23:49

 
Blogger F La C said...

Lamento no haber visto su comentario hasta hoy, pero no por eso voy a dejar de contestarle a usted.
Cuando uno maneja un arma como un Abrams M-1... Creo que debíó añadir para que los demás se centren mejor... al amparo del cual va un pelotón de soldados a pecho descubierto...
El que me conoce sabe que no he sido jamás corporativista, pero en este caso es cierto que la tensión del combate y la urgencia en la toma de las decisiones, hacen que no se pueda vacilar en tomar una de ellas; lo que muchas veces se traduce en "bajas por fuego amigo" que luego hay que justificar internamente.
Si hubiera estado un militar español... Todo el que va a la guerra sabe a lo que se expone. Aunque usted no lo crea, a buen seguro hubo una información interna en el US Army, pero toda información no conduce a la culpabilidad del sujeto activo.
Juzgar a criminales de guerra... Lamentablemente los criminales de guerra sólo los definen los ganadores, pero también es cierto que a los USA no hay quien les tosa, y desde que el mundo es mundo al que no le tosen no le juzgan.
No sé en que se basó el ruso para tirar contra el turco, pero muchas veces una cámara tiene efectos colaterales más graves que los de un arma.
A pesar de todo no le quepa duda,estar en una guerra para los demás es más fácil que para un militar, que encima de poner la cara le juzgan los suyos.

30 octubre, 2008 19:37

 

Publicar un comentario

<< Home